Feria Buenos Aires 2019

Balance de las Ferias del Libro de Buenos Aires y Bogotá

Buenos Aires y Bogotá acogieron, entre abril y mayo, sus respectivas ferias internacionales del libro, con muy diferente resultado. A las puertas de la 78ª edición de la Feria del Libro de Madrid, el coordinador de la Comisión de Pequeñas Editoriales de la Asociación de Editores de Madrid, Paulo Cosín, hace balance de las citas latinoamericanas.

Buenos Aires: buen punto de encuentro, mal mercado

La 45ª Feria del Libro de Buenos Aires, que tuvo lugar del 25 de abril al 13 de mayo, preveía una asistencia de más de 1 millón de lectores y más de 12.000 profesionales del libro. Las expectativas de asistencia se cumplieron de largo, con 1.180.00 visitantes a lo largo de tres semanas. Sin embargo, detrás de esta cifra aguarda una crisis económica que sacude a todos los sectores del país argentino, industria editorial incluida. “Los tres últimos años del sector del libro fueron malos, era previsible que la feria no fuera buena en ventas”, afirmaba Oche Califa, director de la Feria del Libro porteña. En los primeros meses de 2019 Argentina vio cómo la producción de libros bajaba en un 35% y cómo su moneda seguía devaluándose, lo que explica que las ventas al público hayan caído entre un 15 y un 20%.

“Para los editores de otros países la situación es algo diferente”, explica Paulo Cosín. “La devaluación de la moneda hace que los libros editados en Argentina tengan un precio muy bajo para las editoriales extranjeras, así que es una buena oportunidad, si queremos importar”. En cuanto a las posibilidades de venta se produce una situación compleja: “Por un lado, el mercado argentino está en una situación de extrema dificultad, nuestros precios están muy por encima del poder adquisitivo de los argentinos”, afirma. “Según nuestro distribuidor, las ventas de las editoriales extranjeras han caído entre un 50 y un 70% respecto al año anterior”.

Sin embargo, la propia Feria sigue siendo el escenario donde todos los agentes de la cadena del libro se encuentran y eso se dejó ver en el stand de la Federación Española de Gremios de Editores de España (FGEE), especialmente concurrido en los días dedicados a los profesionales. “Buenos Aires sigue siendo una de las grandes citas editoriales en el mundo hispanohablante y eso significa que, independientemente de la situación local, también sea un punto de encuentro imprescindible donde creamos lazos comerciales con compradores de otros países de Latinoamérica”.

Cifras aparte, la Feria de Buenos Aires continúa siendo un referente en la industria, con una amplia capacidad convocatoria que se ha apoyado en más de 1.500 propuestas culturales, entre las que han destacado especialmente las 120 relacionadas la Barcelona, que este año se convertía en la ciudad invitada de honor.

Buenos Aires

 

Bogotá consolida su Salón de Negocios

Filbo

“La FILBO quiere convertirse en la Feria de referencia y quiere, también, ponérselo fácil a las editoriales foráneas. Por eso acercó hace dos años sus fechas a las de Buenos Aires”. Así explica Paulo Cosín la estrategia y evolución de la Feria del Libro de Bogotá, que año tras año va ganando adeptos “porque es estable y tiene mayores posibilidades de crecimiento”.

La propia Colombia, que cumplía 200 años como República, era la invitada de honor en la 32ª edición de la FILBo (Feria Internacional del Libro de Bogotá). Durante las dos semanas que duró el evento (del 24 de abril al 6 de mayo) asistieron 605.000 personas que, como público, hicieron aumentar las ventas de libros en un 10% respecto al año anterior.

Un dato que animaba a Sandra Pulido Urrea, directora de la FILBo por parte de la Cámara Colombiana del libro a asegurar que “la FILBo se consolida cada año como el escenario cultural más influyente del país. Lo que sucedió durante estos 13 días evidencia el dinamismo del sector editorial, su potencial y la fuerza del libro para transformar la cotidianidad de la ciudad”.

En cuanto al Salón Internacional de Negocios, en esta edición cerró con 1.525 citas en las que participaron más de 114 empresarios de 25 países, que triplicaron las expectativas de venta, pasando del millón y medio de dólares del año anterior a 3,9 millones en la edición de 2019. “La situación política y económica de Colombia es más estable y eso la convierte en un mercado de más interés para nosotros”, aclara Paulo Cosín. “Creo que la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE) debería tener una presencia institucional en Bogotá, igual que hemos tenido en Argentina. El número de entrevistas agendadas fue muy elevado, un Salón realmente dinámico”.

¿Merece la pena entonces ir a las dos Ferias? “¡Por supuesto!” asegura. “Los compradores internacionales siguen yendo a la Feria de Buenos Aires, así que no podemos renunciar. Cada Feria es importante y valiosa”, afirma Paulo “y la cercanía de fechas es un acierto por parte de ambas. Sí; hay que estar allí”.

Filbo