La Asociación de Editores de Madrid fortalece su presencia en las Ferias Internacionales más importantes de Latinoamérica

diciembre 20, 2019 0 comments ortega19 Categories Nuestra actividadTags , ,

La FIL Guadalajara cerró su 38 edición con un balance muy positivo para la Asociación de Editores de Madrid, que continúa trabajando para potenciar la participación de sus autores y editoriales en las ferias más importantes de Latinoamérica.

Así, Paulo Cosín, vicepresidente de la AEM, y María José Martín, secretaria general en funciones, mantuvieron un encuentro con Laura Niembro, directora de contenidos de la FIL Guadalajara, en la que fijaron una agenda de reuniones para trabajar conjuntamente con el objetivo de asegurar esta participación en la próxima edición de la feria.

FIL 2019
María José Martín, Laura Niembro y Paulo Cosín

Por su parte, Niembro mostró su total disposición y valoró muy positivamente el amplio número de editoriales de la AEM y la oferta editorial que suponen y que espera poder reflejar. Además, quiso resaltar el apoyo que recibe desde Acción Cultural Española y desde otros gremios.

También durante la feria, Paulo Cosín y María José Martín pudieron reunirse con Sandra Pulido, directora de la Feria Internacional del Libro de Bogotá FILBO, Olga Naranjo, directora cultural, e Isabel Cristina Giraldo, responsable del Salón de Negocios. Durante el encuentro, las responsables de la FILBO mostraron su disposición para incorporar, en la edición 2021, a los autores y editores de la AEM en los foros de editores del Plan Cultural de dicha feria.

La FILBO 2020 contará con 108 metros cuadrados reservados para la Federación de Gremios de Editores, un espacio fundamental para que la edición española esté representada en la feria colombiana, que edición tras edición, se dibuja como una de las citas internacionales del libro más importantes.

Cosín ha valorado muy positivamente estas reuniones, en las que se han abierto nuevas puertas para mostrar la bibliodiversidad de la Asociación de Editores de Madrid. Una bibliodiversidad, por cierto, que la Comisión de Pequeños Editores hará llegar a la FIL Guadalajara y la FILBO a través de su revista homónima.