Andrea Reyes. Concurso de Escaparates PORQUE #YOLEO

La ilustradora Andrea Reyes retratará a la librería ganadora del Concurso de Escaparates PORQUE #YOLEO

Andrea Reyes, ilustradora y colaboradora de la campaña LIBROS A LA CALLE desde 2019, será la encargada de realizar una lámina ad hoc para la librería ganadora del Concurso de Escaparates PORQUE #YOLEO.

El trabajo de Reyes como ilustradora siempre ha estado vinculado al sector editorial: ha ilustrado libros para Ediciones Encuentro, Ediciones Hiperión, Editorial Periférica o para la Feria del Libro de Madrid, y ha expuesto su trabajo en la Casa de América o la librería Polifemo de Madrid. Además, ha colaborado como correctora, redactora y editora en medios culturales.

Asegura que la curiosidad es su forma de mirar la vida, y el dibujo y la escritura la forma de comprender y compartir su mirada. En sus redes, en las que es muy activa, nos tiene acostumbrados a disfrutar de la literatura y de las librerías con las ilustraciones y dibujos que publica.

Cuando te propusimos colaborar en el Concurso de Escaparates no dudaste un segundo, y comentaste el papel fundamental de la literatura para los más pequeños…

La infancia es la etapa más importante, porque es cuando brotan, y sobre todo comienzan a conducirse, la personalidad, el carácter, los gustos, los miedos, la relación con los demás…. La infancia marca cómo será en gran medida el resto de nuestra vida. Adquirir el hábito de leer cuando somos niños es fantástico porque la lectura incentiva muchísimos valores: la curiosidad, la imaginación, la empatía, la expresión, la creatividad… y, por supuesto, entretiene.

Realizar una ilustración de una librería no es algo ajeno… de hecho es un motivo habitual en tus ilustraciones. ¿Cómo es el proceso? ¿Te sientas frente a ellas, a la antigua usanza?

¡Ojalá! Dibujar del natural es más difícil y, por tanto, un reto mayor (y muy bonito). Por desgracia la calle, la ciudad, no facilita demasiado el ponerse a pintar donde a uno/a le gustaría. La mayor parte de las veces realizo una o varias fotografías sobre las que trabajo después en casa.

¿De dónde viene tu pasión por la literatura?

Creo que hay una parte indefinible en el origen de las pasiones; que es algo que surge de forma innata. Luego uno/a decide profundizar en ellas o no. Pero si tuviera que mencionar causas o acontecimientos que hayan alimentado esa pasión literaria, diría, primero, el haberlo visto en casa desde niña. Que mis padres fueran lectores y favorecieran el serlo yo también. Dentro de la literatura, lo que más me fascina es el lenguaje: cómo las palabras logran transmitirnos emociones y transportarnos a otros lugares, tanto externos como de nosotros mismos.

Dices que también te enamoran la arquitectura, la papiroflexia, la geometría, el bosque y el silencio…

Sí, son conceptos, imágenes, sensaciones que utilizo para describir cómo es mi universo. Se podría resumir como un espacio relativamente ordenado, acogedor, de soledad y serenidad, donde también vive lo salvaje y lo inexplorado.

Eres autora, además, de la novela gráfica Visión estelar de un día de guerra. Las crónicas de guerra de Valle-Inclán ilustradas. ¿Cómo fue esa primera experiencia de publicar?

De las más emocionantes. A veces me cuesta pensar en él como mi “primer libro”, ya que al nacer como Trabajo de Fin de Grado lo asocio más a lo académico que a la profesión de ilustradora, pero fue increíble. Lo hice durante el último curso, al mismo tiempo que el resto de trabajos y exámenes, creo que nunca me documenté ni dibujé tanto, de forma tan intensa. Estuve arropada por buenas personas que creían en ello y eso fue fundamental.

¿En qué proyectos estás trabajando ahora?

En estos días estoy realizando una ilustración para celebrar el aniversario de una editorial muy querida, a la que estoy enormemente agradecida. Más a medio y largo plazo, este año me he propuesto regresar, precisamente, a proyectos relacionados con la novela gráfica. Uno de ellos es una biografía que llevaba mucho tiempo deseando realizar.

Por último… ¿Un sueño como ilustradora?

Vivir de ello algún día.

¿Como lectora?

Tener el poder de que la cartera se llenase mágicamente de dinero cada vez que entro en una librería.

¿Y como autora?

Me haría muy feliz poder publicar las novelas gráficas (o cómics) en las que estoy inmersa. Sería la primera vez que saliese a la luz algo enteramente mío, y esa sensación debe ser indescriptible.