Propuestas Literarias Galdós

Propuestas Literarias para celebrar el Centenario de Galdós

enero 3, 2020 0 comments ortega19 Categories Propuestas literariasTags ,

El 4 de enero se cumplieron cien años de la muerte de Benito Pérez Galdós. Autor de cerca de 100 novelas, 30 obras de teatro y numerosos cuentos, artículos y ensayos, Galdós es el gran cronista del siglo XIX y el máximo representante del realismo en la literatura española.

Hemos querido conocer los títulos preferidos de nuestra junta directiva, y éstas han sido sus propuestas.

 

FORTUNATA Y JACINTA

Fortunata y JacintaRecomiendan: Josune García, vocal de la Junta y directora editorial de Ediciones Cátedra; Jerónimo Hernández, vocal, coordinador de la Comisión de Editores Científicos, Técnicos y Académicos de la AEM y director de Ediciones 2010, y Rosa Junquera, vocal y directora de Comunicación de Santillana.

DE QUÉ VA: Sobre el trasfondo de la Primera República, el golpe de Pavía y el inicio de la Restauración, se alza un vasto universo de ficción que se mueve entre esos dos polos que son las mujeres que dan título al relato y los mundos que representan: el de las clases populares y el de la burguesía ascendente. La tormentosa relación amorosa entre los dos protagonistas, Juanito Santa Cruz y Fortunata, incapaces de superar las dificultades que su diferencia de estatus social les impone, se desarrolla en el ambiente castizo de finales del siglo XIX. El libro retrata de forma magistral el papel de la mujer en la sociedad, con Fortunata y Jacinta como máximas exponentes, y la hipocresía dominante en una burguesía que intenta superar su anquilosamiento, impregnada de una religiosidad asfixiante y de unas costumbres firmemente arraigadas.

POR QUÉ LA RECOMIENDAN

La leí por primera vez cuando tenía 17 o 18 años, la estudié en la facultad cuando tenía 20, con un profesor que me enseñó a apreciar no solo esta novela, sino toda la obra de Galdós y, años después, tuve la oportunidad de publicarla en una magnífica edición a cargo del profesor Francisco Caudet, en la editorial que dirijo. Desde la primera vez, tuve una vinculación muy especial con esta novela: los lugares de Madrid por los que se mueve su protagonista Fortunata, los personajes con los que se relaciona y el mundo al que pertenece son los que vivió y tantas veces me contó mi abuela, que hoy tendría 111 años. Fortunata y su “pícara idea” son parte importante de mi formación literaria y sentimental. (Josune García)

Fortunata y Jacinta es la obra cumbre de madurez de Galdós; en ella realiza una exquisita y detallada descripción de una parte de la sociedad madrileña de su tiempo, finales del siglo XIX, tanto de los ambientes como de personajes que representan los arquetipos de ese momento. De todo ello, cabe destacar en la novela un anticipo de modernidad como es su preocupación sobre el maltrato a la mujer y sus matices en las diferentes clases sociales. La violencia contra las mujeres era un problema en el siglo XIX como lo sigue siendo en el XXI, pese a las cambiantes circunstancias. (Jerónimo Hernández)

Recomiendo especialmente Fortunata y Jacinta por el realismo con que describe el vívido Madrid del XIX, que hace que uno como lector la habite, y por la manera de retratar los dos mundos que representan las dos protagonistas: la clase obrera de Fortunata y la burguesía de Jacinta, así como todos los inolvidables secundarios. (Rosa Junquera)

 

MIAU

Miau. GaldósRecomienda: Manuel González Moreno, Presidente de la Asociación de Editores de Madrid y director de la Editorial Tecnos (Grupo Anaya)

DE QUÉ VA: En esta obra, Galdós relata las distintas formas en que el individuo puede amoldarse o vivir en desajuste con las normas de la sociedad burguesa, a través del descenso a los infiernos del funcionario Ramón Villamil, despedido poco antes de poder disfrutar de su jubilación. Es también la historia de tres mujeres empeñadas en vivir por encima de sus posibilidades, la de un niño enfermizo que ve a Dios en sus sueños y la de un hombre sin escrúpulos que triunfa a pesar de su conducta inmoral. Miau es un decisivo punto de inflexión en la preocupación casi obsesiva que sintió Galdós desde sus inicios como escritor por ocuparse de los males de España y de sus soluciones.

POR QUÉ LA RECOMIENDA: Miau es un retrato tragicómico de una familia de clase media empobrecida hasta rozar la miseria que, sin embargo, se niega a asumir la realidad de la triste condición social y profesional del cabeza de familia, funcionario cesante por los continuos cambios de gobierno, y lejos de rebelarse contra aquellos que son causantes directos de su desgracia, se empeñan en vivir de las apariencias en el Madrid decadente de la Segunda Restauración. Me quedo con este título porque es un libro capaz de provocar muchas sonrisas compasivas y bastantes reflexiones sobre un pasado reciente con algunas similitudes de nuestro presente.

 

NAPOLEÓN EN CHAMARTÍN

Napoleón en ChamartínRecomienda: Mónica González, vocal y directora gerente de Narcea Ediciones

DE QUÉ VA: El gran friso narrativo de los Episodios Nacionales sirvió de vehículo a Pérez Galdós para recrear en él la totalidad de la compleja vida de los españoles -guerras, política, vida cotidiana, reacciones populares- a lo largo del agitado siglo XIX. En Napoleón en Chamartín, de nuevo es Madrid escenario de las aventuras de Gabriel de Araceli. Su asendereada existencia y su amor por Inés lo llevan a la capital de España, a la que se aproximan los ejércitos franceses. Asiste a la entrada del Emperador en la Villa y Corte. Sin embargo, por encima del hecho histórico predomina en este episodio el retrato de tipos y aspectos de la realidad cotidiana madrileña -artesanos, frailes, hombres públicos-, de cuya pintura es Galdós el gran maestro.

POR QUÉ LA RECOMIENDA: Quien lea el capítulo de los Episodios Nacionales Napoleón en Chamartín puede hacer, si lo desea, una excursión por el Madrid del último tercio del siglo XIX. En él, Galdós nos va mostrando desde las primeras logias masónicas por las calles Tres Cruces y Atocha, las casas de “diversión” en Ministriles y Torrecilla del Real, hasta los conventos de Tirso de Molina o Montserrat e iglesias, como San Ginés o Nuestra Señora de Gracia en la plazuela de la Cebada. Gracias a él sabemos que en Carretas existían seis librerías, una en la Carrera de san Jerónimo y otras en Montera, Veneras, Mayor y en la plazuela de Santo Domingo. Para quien quiera hacer otro recorrido, puede ayudarse con el relato de las fortificaciones que se hicieron los madrileños para impedir el acceso a Madrid del ejército francés: Los Pozos (hoy Bilbao), Santa Bárbara, Fuencarral, Atocha. O con la incursión desde alguno de ellos hasta Chamartín, yendo por Fuencarral y Cuatro Caminos. Todo ello en un relato electrizante, con flashes peliculeros, lleno de patriotas aguerridos, mujeres valientes, individuos traidores y los amores de Inés y Gabriel. ¡Mucha vida en torno a Napoleón!

 

LA DE BRINGAS

La de BringasRecomienda: Maite Cuadros, vocal y directora de Ediciones Maeva

DE QUÉ VA: La historia, centrada en Madrid, empieza siendo el retrato de una mujer «que tenía esa vanidad que pretende cubrir con perifollos de seda la falta de ropa blanca y que prefiere el adorno de la sala al cuidado de la alcoba», para concluir como una novela sobre la ambición y el poder en una sociedad basada en el fraude y el engaño. La de Bringas no es sólo una novela de “apariencias”, del “quiero y no puedo”, sino un testimonio que descubre y revela el verdadero motor del comportamiento social de su época.

POR QUÉ LA RECOMIENDA: Fue una de las primeras que leí de Galdós. En ella descubrí la magnífica ambientación del Madrid de la época, con el sentido del humor y la lectura entre líneas tan inolvidable que el autor hace de la sociedad del XIX.

 

LO PROHIBIDO

Lo prohibidoRecomienda: Paulo Cosín, vicepresidente de la AEM, coordinador de la Comisión de Pequeñas Editoriales de la AEM y director de Ediciones Morata

DE QUÉ VA: Escrita a continuación de La de Bringas, Lo Prohibido es la novela en que Galdós más se acerca a los postulados del naturalismo. Narrada en primera persona por su protagonista, José María Bueno de Guzmán -un solterón despilfarrador y falto de escrúpulos-, la historia se desenvuelve en torno a las relaciones amorosas que éste, a lo largo de cuatro años, mantiene en Madrid con sus tres primas casadas y su progresivo deterioro físico y moral. Los diversos avatares por los que transcurre la trama novelesca sirven una vez más a Galdós para poner en pie una asombrosa galería de personajes que retratan con crudeza el clima moral y político reinante en la España la Restauración, gobernado por la especulación, la apariencia y el gasto.

POR QUÉ LO RECOMIENDA: Lo prohibido me gustó especialmente por lo descriptivo sobre la vida social de la burguesía de la época y, curiosamente, por su actualidad. La trama, narrada a modo de autobiografía como un cúmulo de aventuras sentimentales, le sirve de pretexto a Galdós para profundizar en las relaciones y en las reacciones humanas y que el lector descubra que, cien años después, tiene absoluta vigencia.

 

TORQUEMADA EN LA CRUZ

Las novelas de TorquemadaRecomienda: José Manuel Bargueño, vocal, coordinador de la Comisión de Editores de Libro Religioso y director comercial de Ediciones Palabra

DE QUÉ VA: Las cuatro obras de Galdós agrupadas en este volumen bajo el título de Las novelas de Torquemada tienen en común el marco histórico de la España de la Restauración y la figura de su protagonista Francisco Torquemada, un prestamista que ha logrado amasar un interesante capital a base de prestar dinero con usura, exprimiendo sin piedad a los desgraciados que por necesidad caían en sus manos.

POR QUÉ LO RECOMIENDA: La obra de Galdós está plagada de lo que en lenguaje televisivo se llaman “spin offs”: secuelas que tienen por protagonistas a personajes que en novelas anteriores solo figuraban como secundarios. Al usurero Torquemada lo conocimos en Fortunata y Jacinta en su función de asesor de Lupe “la de los Pavos”, adusta tía política de Fortunata. Después don Benito le dedicó tres novelas. Frente al toque amargo de la primera (en Torquemada en la hoguera se narra la muerte de su hijo pequeño, que iba para Einstein), la segunda sitúa al prestamista en la tortuosa tesitura de cumplir la última voluntad de la citada doña Lupe: verle casado con una de las hermanas Águila, dos damas de la alta sociedad venidas a menos. Los desesperados intentos de Francisco de Torquemada por pulir su ridícula tosquedad (soltando términos cultos fuera de lugar) para gustarlas y el dilema de las hermanas, que dudan entre aceptar el matrimonio con el rico avaro para salvar su economía o rechazarlo por sus bastas maneras, resultan un cuadro tan tierno como cómico. Muy escueto en cuanto a personajes, el contrapunto lo ponen Donoso —a quien Torquemada toma como modelo para refinarse— y el hermano ciego de las Águila, que amenaza con suicidarse si se celebra la boda. Costumbrismo galdosiano en una de las obras más divertidas del autor.